Cambiar a contenido. | Saltar a navegación

Herramientas Personales

Navegación
Usted está aquí: Inicio / Prensa / Noticias / Nuestra Unidad de Reproducción Asistida despeja todas las dudas sobre la fertilidad en la Feria de la Salud de la UHU

Nuestra Unidad de Reproducción Asistida despeja todas las dudas sobre la fertilidad en la Feria de la Salud de la UHU

Las especialistas embriólogas de Ginemed Mónica Dorado y Lorena Montero participan en la I Feria de la Salud de la Onubense para explicar a los estudiantes universitarios los factores que influyen en la salud reproductiva

24/10/2018

La Unidad de Reproducción Asistida del Hospital Costa de la Luz de Huelva ha sido protagonista en un interesantísimo taller en la Facultad de Enfermería de la Universidad de Huelva dirigido a los estudiantes universitarios sobre fertilidad, donde responsables de la Unidad informaron a las asistentes –mujeres en su mayor parte– sobre los factores que condicionan la misma, y también despejaron dudas acerca del umbral de edad para tener un bebé.

Las especialistas embriólogas Mónica Dorado y Lorena Montero, del grupo nacional Ginemed y responsables de la Unidad Hospitalaria de Reproducción Asistida del Hospital Costa de la Luz, fueron las encargadas de impartir el taller de fertilidad, enmarcado en la primera edición de la Feria de la Salud organizada por la Unidad de Salud de la Onubense, y en la que ha colaborado Ginemed como entidad patrocinadora.

En primer lugar, Lorena Montero explicó cuáles son los factores que condicionan la fertilidad tanto en el hombre como en la mujer. Y esto lo dejaron bien claro las dos especialistas: “La fertilidad no sólo es cosa de la mujer, sino también del hombre”.

En este grupo de variables de riesgo se incluyen lógicamente todos aquellos aspectos que tienen que ver con los factores personales, genéticos, el estilo de vida, el estrés y, por supuesto, la edad. “La salud reproductiva se ve afectada por hábitos como el consumo de drogas, alcohol, café, así como ambientales, como la exposición a metales pesados (denominados disruptores endocrinos en la bibliografía científica, entre los que se encuentra, por ejemplo, el plástico de las botellas)”, señaló la Dra. Montero.

La directora embrióloga de la UHRA del Hospital Costa de la Luz destacó en especial aquellos factores que pueden ser controlables, englobados en el estilo de vida, y en este sentido apuntó que aproximadamente el 15% de las pareja de países desarrollados presenta problemas de fertilidad. 

En este sentido, entre estos factores se encuentra la obesidad, que puede influir hasta un 10% en la infertilidad –al igual que el bajo peso–, el estrés-ansiedad, la presión arterial alta, la insuficiencia cardíaca, etcétera. Por otro lado, el consumo de sustancias como el alcohol o el tabaco también compromete la salud reproductiva del hombre (calidad seminal) y de la mujer (tasa de maduración ovular).

La Dra. Montero incidió en este punto, teniendo en cuenta el público al que se dirigía el taller, y advirtió sobre los riesgos para la fertilidad en caso de contraer enfermedades de transmisión sexual (ETS): “Bacterias, parásitos o virus como el del Papiloma Humano (VPH)”.

 

¿Puedo retrasar la maternidad?
La segunda parte del taller, impartida por la embrióloga Mónica Dorado, sirvió para responder a esta pregunta. El mundo moderno, como explicó la especialista, ya supone una demora, ya que “ha cambiado la edad en la que se buscan los hijos”. Como ejemplo, en la década de los 80, la mujer tenía su primer bebé con unos 24-25 años, mientras que en la actualidad lo tiene por encima de los 30.

Aunque se menciona mucho a la mujer en lo que a fertilidad se refiere, la Dra. Dorado ha insistido en que “no siempre tiene la culpa ella, como se suele pensar”, sino que la culpa está repartida, correspondiendo un tercio de la culpa al hombre, otro tercio a la mujer, y el tercio restante a ambos. Como dato, desde el año 1989 a 2015 se ha observado una sensible reducción de la concentración de espermatozoides en el semen así como de su movilidad, esto eso, “la calidad seminal ha disminuido con el paso de los años”.

Lo que está claro es que “hay un punto a partir del cual la fertilidad se ve afectada” en la mujer, y es cuando se supera el “umbral de los 40 años”.

¿Qué solución puede haber para aquellas mujeres que deciden retrasar su maternidad? Una de las técnicas en las que la Unidad de Reproducción Asistida del Hospital Costa de la Luz-Ginemed es la “congelación del reloj biológico”, es decir, la vitrificación de los óvulos. Se trata de un procedimiento con una efectividad contrastada, que garantiza la “supervivencia del 99% de los óvulos”, además de que “mantienen su calidad a lo largo de los años”. Con la vitrificación, es posible retrasar la maternidad más allá de los 40 años, ya que se conservarían los óvulos en el esplendor de la juventud.

El taller en la Universidad de Huelva concluyó con la presentación de una app (aplicación) impulsada por Ginemed que indica al usuario o la usuaria cómo de comprometida está su salud reproductiva tras responder a un cuestionario sobre estilo de vida, consumo de sustancias, factores personales, etc.