Cambiar a contenido. | Saltar a navegación

Herramientas Personales

Navegación
Usted está aquí: Inicio / Prensa / Noticias / Neurofisiología, el área interdisciplinar que nos detalla qué anda mal en nuestro sistema nervioso

Neurofisiología, el área interdisciplinar que nos detalla qué anda mal en nuestro sistema nervioso

La especialista María Ángeles Grande explica las técnicas punteras del Hospital Costa de la Luz para analizar el funcionamiento eléctrico a nivel neuronal

12/02/2019

Una de las premisas básicas de nuestra filosofía es la colaboración horizontal entre todos los departamentos y especialidades en aras de una atención sanitaria lo más óptima y eficiente posible. Una de las áreas que mejor cumple este trabajo multidisciplinar es el de la Neurofisiología Clínica.

Al frente de esta especialidad del Hospital Costa de la Luz se encuentra la Dra. María Ángeles Grande Alemany, que precisamente subraya este carácter multidisciplinar del área que coordina: “En general, un paciente no acude directamente a la consulta de Neurofisiología, sino que va a ser casi siempre derivado de otro especialista; por lo tanto, el Área de Neurofisiología no tiene una especialidad diagnóstica por así decirlo, sino que atiende normalmente a pacientes que vienen de otras áreas como pueden ser neurología, traumatología, rehabilitación, psiquiatría e incluso pediatría”. Por esta razón, explica la Dra. Grande, factores de riesgo “como tal no existen en la Neurofisiología, y serían los que implica cada patología”.

Como detalla la doctora, la Neurofisiología Clínica es la especialidad médica encargada del “estudio funcional del sistema nervioso, en sus diferentes niveles”. Esto abarca, pues, partes sensoriales como la visión o el oído, el sistema nervioso central –cerebro y médula espinal–, el sistema nervioso periférico –que distribuye todo el ‘cableado’ nervioso por nuestro cuerpo–, el sistema nervioso autónomo –respiración, latidos, contracciones, etc.–, y “en función de qué sistema esté afectado y de cómo sea esa afectación, utilizaremos unas técnicas de análisis u otras, y buscaremos patologías determinadas”. Así, por ejemplo, al estudiar el sistema nervioso a nivel cerebral, el foco estará puesto en patologías como epilepsias, tumores, alteraciones vasculares…


Equipamiento puntero
El Área de Neurofisiología se sirve de una gran infraestructura tecnológica que permite realizar pruebas muy precisas para ‘testear’ nuestro funcionamiento eléctrico interior, a nivel neuronal. “Buscamos ante todo las señales eléctricas del organismo, y para ello utilizamos un equipo altamente especializado que se encarga de recoger esas señales bioeléctricas”.


Entre estas técnicas, se encuentran algunas más tradicionales como es la electroencefalografía, que incluye pruebas como la fotoestimulación o la hiperventilación, útiles para “llevar al cerebro a situaciones de estrés, que nos permitan localizar más fácilmente las disfunciones, o los potenciales evocados”. Así, se analizan procesos como la respiración, los movimientos de piernas, la respiración abdominal o los ronquidos, con pruebas como la polisomnografía.

Igualmente, Neurofisiología dispone de una prueba esencial como es la electromiografía, técnica que mide, mediante una aguja, la actividad eléctrica muscular en reposo y movimiento, y también se realizan análisis para el tratamiento de la radiculopatía –pérdida o disminución de la función sensitiva o motora de una raíz nerviosa en la médula espinal–.

 Precisamente, la radiculopatía es uno de los casos más comunes que se tratan en el Área de Neurofisiología, unida a los pinzamientos de los nervios, problemas que repercuten directamente en la vida diaria de los pacientes, al suponer en muchos casos dolores muy agudos, así como dificultades o imposibilidad a la hora de moverse.

Todas estas técnicas son complementarias unas a otras, al objeto de “conseguir siempre el diagnóstico más certero para aplicar el tratamiento óptimo”.