Cambiar a contenido. | Saltar a navegación

Herramientas Personales

Navegación
Usted está aquí: Inicio / Prensa / Noticias / La Unidad de Arritmia del Costa de la Luz, a la vanguardia en la Cardiología con el Dr. Pablo Moriña

La Unidad de Arritmia del Costa de la Luz, a la vanguardia en la Cardiología con el Dr. Pablo Moriña

Nuestro especialista en la Unidad de Arritmia, Pablo Moriña, es referente en la provincia en ablaciones con catéter e implante de dispositivos (marcapasos y desfibriladores ) para el tratamiento de taquicardias y bradicardias

20/06/2018

El Hospital Costa de la Luz de Huelva puede presumir de contar con uno de los servicios de Cardiología mejor preparados y con más experiencia a nivel provincial y también nacional. En esta ocasión, queremos destacar la extraordinaria cualificación y experiencia del doctor Pablo Moriña, al frente de nuestra Unidad de Arritmia.

El Dr. Moriña tiene a sus espaldas una dilatadísima carrera profesional en la sanidad pública y privada, especializado en el campo de las arritmias. Fue uno de los arritmólogos pioneros en Huelva y España en materia de investigación y tratamiento de arritmias, especialmente en aquellas que requieren ablación por catéter, y también en el implante de Marcapasos y Desfibriladores, con estimulación en sitios especiales.

El especialista del Costa de la Luz fue uno de los primeros arritmólogos en usar esta técnica de tratamiento invasivo (ablación con catéter) en el año 93 –a nivel mundial empezaron en el 91–. Y el primero en publicar en el año 2001 la técnica de implante de Marcapasos en el Haz de His.

 

Pregunta.- ¿Qué ofrece la Unidad de Arritmia de Hospital Costa de la Luz?

Respuesta.- Mi dedicación en el Hospital Costa de la Luz es el tratamiento de las arritmias en toda su amplitud. Podemos decir que cualquier alteración en el ritmo del corazón es una arritmia. Por lo tanto, decir solamente arritmia es un concepto muy amplio, poco concreto...


P.- Entonces, ¿de qué hablamos cuando nos referimos a una arritmia?

R.- Simplificando, las hay fundamentalmente de dos tipos: las que se asocian a un ritmo muy lento del corazón y las que generan un ritmo demasiado rápido. Las primeras se conocen como bradicardias, y las segundas son las taquicardias.

 

P.- ¿Tiene más peligro una u otra?

R.- Riesgo vital pueden tener unas y otras, porque en cada caso nos encontramos con arritmias benignas y malignas. El peligro asociado lo podemos resumir diciendo que, básicamente, depende de cómo se encuentre la fuerza contráctil del corazón. Lo que difiere es el tratamiento, ya que las bradicardias se suelen tratar con marcapasos, mientras que las taquicardias se intervienen normalmente mediante ablación con catéter, una técnica potencialmente curativa y permanente en una gran cantidad de casos. Los casos más extremos son aquellas arritmias que pueden causar una muerte súbita o inmediata, y el tratamiento común sería el implante de un desfibrilador.

 

P.- ¿Entonces, puede haber arritmias ‘benignas’?

R.- Algunas arritmias pueden considerarse benignas en el sentido de que tienen poco riesgo inmediato para la vida; existen por ejemplo, taquicardias que llamamos benignas, que a corto plazo sólo te provocan sensación incómoda de palpitaciones, aunque si no se tratan, a la larga pueden causar problemas serios. Resumiendo, podemos decir que, en la mayoría de los casos, si la estructura del corazón de una esa persona es normal, es decir, no existe deterioro de la fuerza contráctil del corazón, estas arritmias no son de riesgo inmediato para la vida. Sin embargo, las taquicardias que se producen en corazones con una estructura previamente dañada o deteriorada, fundamentalmente por un infarto previo, se asocian a un alto riesgo de muerte súbita.

P.- Las arritmias se han ‘popularizado’ ante los casos ocurridos en el deporte de élite, especialmente en el fútbol (casos como el de Antonio Puerta en el Sevilla FC). ¿Qué puede decirme sobre este nuevo fenómeno?

R.- No podemos decir que haya una mayor prevalencia. Lo que existe es un mayor conocimiento, una mayor trascendencia de los casos por los medios de comunicación. Se conoce, se ve, se retransmite en directo, y eso le otorga una mayor repercusión social. En términos absolutos sí que puede haber más casos de arritmia graves en el deporte por el mayor número de personas que se incorporan a la práctica deportiva, y lo que es peor, cada vez los hay más que lo hacen de manera incontrolada, sin un reconocimiento previo y sin conocimiento de sus límites.

 

P.- ¿Qué puede causar una arritmia?

R.- No podemos establecer una causa concreta. Normalmente, las arritmias por ritmo lento del corazón suelen padecerlas las personas mayores, por deterioro degenerativo del ‘sistema eléctrico del corazón' que impiden la transmisión del impulso cardíaco. Este trastorno se corrige en el 99% de los casos con la implantación de un marcapasos. En cuanto a las taquicardias, que pueden darse en corazones aparentemente sanos, se intervienen mediante ablación -eliminación de tejidos que causan la arritmia- por catéter con un amplísimo porcentaje de éxito. Pero tenemos otro tipo de taquicardias, que son las que aparecen después de haber sufrido alguna enfermedad cardíaca (fundamentalmente el infarto, pero también otras enfermedades), y en las que hay un riesgo para la vida, al poder desembocar en una parada cardíaca y consecuentemente una muerte súbita. En esos casos, lo normal es implantar un desfibrilador, que administraría una descarga al corazón para cortar la arritmia. Te salva la vida. Estas arritmias pueden tratarse mediante ablación por catéter, pero con un menor porcentaje de éxito.

 Dr. Pablo Moriña - Unidad Arritmia HCL 02.jpg

P.- ¿Estos casos que acaban con un desfibrilador implantado qué implican?

R.- Para que pueda entenderse, un desfibrilador es un dispositivo que es capaz de reconocer automáticamente una arritmia mortal y suministrar un choque eléctrico que restaura el ritmo normal del corazón. Hoy día las guías de práctica clínica aconsejan implantarlo no sólo en aquellos pacientes que han sufrido arritmias potencialmente mortales, sino preventivamente en todos los pacientes que tienen un importante deterioro de la fuerza contráctil del corazón, para prevenir el riesgo de muerte súbita. Sin embargo, hay que decir que el choque eléctrico que administra el desfibrilador es de gran intensidad, doloroso y por tanto son adecuados para que te salve la vida ocasionalmente en caso de sufrir una arritmia grave. En caso de pacientes que sufren descargas repetidas por arritmias graves, lo que se conoce como 'tormenta arrítmica, que aunque no permite la curación definitiva, sí que permite disminuir el número de crisis y por tanto de choques eléctricos repetidos, que harían la vida del paciente insufrible.

 

P.- ¿Influyen los hábitos de vida, como el alimenticio o la actividad física?

R.- El deterioro de lo que hemos denominado las ‘estructuras’ o la ‘circuitería’ del corazón puede estar relacionado también con esos factores de riesgo (malos hábitos alimentarios, consumo continuado de sustancias como tabaco o alcohol, etcétera). Influyen no sólo en la prevalencia del infarto, que es lo que más trasciende en la calle, sino que también puede afectar a otras estructuras del corazón , las implicadas en la génesis de arritmias.

 

P.- ¿Qué síntomas debemos tener en cuenta como señal de alarma de arritmia?

R.- El síntoma de mayor gravedad en cualquier tipo de arritmia es la pérdida de conciencia, porque refleja la falta de eficacia del corazón para impulsar la sangre al cerebro. Normalmente, en las arritmias por ritmo lento del corazón, deja de latir por un periodo más o menos largo, provocando la falta de riego cerebral y la consecuente pérdida de conciencia; es raro que el corazón deje de latir permanentemente, habitualmente siempre se queda con lo que se puede denominar un ritmo de reserva muy lento. En el caso las taquicardias, el síncope se produce por una contracción muy rápida pero ineficaz y si no se revierte en poco tiempo puede ocasionar la denominada muerte súbita. En el conocido caso del jugador Antonio Puerta del Sevilla. El joven había sufrido varios síncopes previos antes del trágico desenlace. Sin embargo, aunque es un síntoma alarmante, debemos saber que la mayoría de los síncopes son de tipo benigno.

 

P.- ¿Qué tipo arritmia sería la más frecuente de todas?

R.- Es la fibrilación auricular, que se sale un poco de la definición clásica de la arritmia. Se trata un latido irregular, caótico, y puede asociarse tanto a un ritmo rápido como lento. Depende mucho de la edad, y hoy en día es la que más se está investigando. Es una de las arritmias para las cuales no existe un tratamiento completamente definitivo con catéter y es el gran reto de los arritmólogos en la actualidad. De hecho, este año es el primero en el cual la primera arritmia tratada en número mediante ablación por catéter es la fibrilación auricular –en base al Registro Nacional de Ablaciones de la Revista Española de Cardiología–, superando a todas las demás arritmias. Las técnicas actuales consiguen una tasa de éxito de alrededor del 70%. Sin embargo, no podemos garantizar a qué pacientes les podría ir bien esa intervención de antemano. Como en todos los casos anteriores, el Hospital Costa de la Luz dispone de la tecnología adecuada para realizar estas técnicas complejas. Con el paso del tiempo, a medida que se vaya investigando más sobre la fibrilación auricular y las tecnologías vayan mejorando, podremos saber más de cómo intervenirla eficazmente.

 

P.- Precisamente, la Unidad de Arritmia cuenta con una tecnología digital y puntera para realizar las intervenciones.

R.- Para el tratamiento de las ablaciones con catéter disponemos de tecnología puntera en el campo de las arritmias, que es un navegador tridimensional , en nuestro caso el Ensite Velocity de Abbott Medical, que nos permite multiplicar la precisión, mediante representaciones en 3D, y manejar los catéteres sin necesidad de Rayos X. Con este navegador se minimizan los efectos nocivos de la radiación. Logramos que la máquina nos haga una recreación del corazón, y ello nos facilita sobremanera el análisis y diagnóstico, un proceso que sin el navegador puede ser bastante laborioso. En otras palabras, tecnológicamente estamos preparados para intervenir en cualquier tipo de arritmia. Esta tecnología es de uso obligado en las intervenciones más complejas como la taquicardia ventricular, la taquicardia auricular y la fibrilación auricular, pero su uso en todos los tipos de arritmias permite realizar la ablación sin el uso de Rayos.

 1ensite.jpg 

P.- En el caso de las bradicardias, la solución sigue pasando por el marcapasos.

R.- La implantación del aparato sigue siendo la solución más eficaz y también sencilla para corregir la frecuencia cardíaca en caso de ritmo lento. Hay muchos tipos de marcapasos, y hay que adecuarlos a cada paciente. Antes, el hándicap era que sólo había un modelo de este aparato para todo el mundo, no programable, mientras que ahora existe una gran diversidad de marcapasos para adaptar a cada persona el que mejor se acomode a su patología. Nosotros somos pioneros en algunas técnicas sobre todo la estimulación del Haz de His, que es el futuro en el campo de la estimulación.


P.- ¿Cuál sería la operación más compleja, tratándose de un órgano tan sensible como nuestro corazón?

R.- Las más complejas de tratar hoy en día son las de fibrilación auricular, así como las arritmias ventriculares, que son las que ocurren en personas que han sufrido un infarto de miocardio, y son las que requieren el implante de un desfibrilador. Hablamos de intervenciones largas, que pueden prolongarse hasta las 3-4 horas. Las otras operaciones más comunes son laboriosas, pero somos profesionales con gran experiencia que nos desenvolvemos con soltura en estas intervenciones.

 

P.- ¿Qué hay del tratamiento con pastillas-fármacos?

R.- Hay que decir que los fármacos no curan las arritmias. Como mucho, nos servirán para controlarlas, disminuir el número de crisis o para bajar la frecuencia cardíaca en algún tipo de arritmias. El tratamiento médico es el segundo escalón. El gran hándicap es que si optamos por el tratamiento médico, debe hacerse durante toda la vida, porque en el momento que se dejan de consumir, se regresa al estado previo. Sí que puede hacerse un tratamiento combinado, que contemple ablación más fármacos, pero estos últimos por sí solos no curan, sólo ayudan a controlar.


P.- ¿Cuál es la relación y colaboración de la Unidad de Arritmia del Costa de la Luz con la Sociedad Española de Cardiología?

R.- Estoy acreditado por la SEC tanto e el campo de la ablación como en el de los marcapasos. Entre todos los profesionales en este campo, nuestro gran reto es el de mejorar los tratamientos e intervenciones en fibrilaciones auriculares. Esa patología es la que más se está publicado y sobre la que más se investiga en estos momentos. En la actualidad, en el Registro Nacional de Ablaciones de la Revista Española de Cardiología, donde todas las Unidades de Arritmia de España –de centros públicos y privados– aportamos datos, aparece la fibrilación auricular en primera posición por número de tratamientos. Igualmente, el reto en el campo de los marcapasos es la estimulación fisiológica en el Haz de His, ámbito en el que tenemos publicaciones internacionales desde 2001.