Cambiar a contenido. | Saltar a navegación

Herramientas Personales

Navegación
Usted está aquí: Inicio / Prensa / Noticias / Extraordinaria acogida en la conferencia divulgativa sobre cáncer de mama de los doctores Diego Ladrero y Juan Bayo

Extraordinaria acogida en la conferencia divulgativa sobre cáncer de mama de los doctores Diego Ladrero y Juan Bayo

El público, que abarrotó el salón de actos del Hospital Costa de la Luz, agradeció al centro hospitalario y a los especialistas ponentes el formato ameno, cercano y divulgativo de la conferencia inaugural

07/11/2018

El Hospital Costa de la Luz inauguró el pasado día 24 de octubre el Ciclo de Conferencias El Hospital Costa de la Luz y la ciudadanía con un rotundo éxito. El salón de actos del centro hospitalario se llenó para asistir a la ponencia ‘Pasado, presente y futuro del tratamiento del cáncer de mama’, que impartieron los doctores especialistas Diego Ladrero y Juan Bayo, de la Unidad de Mama y el Servicio de Oncología del Hospital Costa de la Luz, respectivamente.

Ante todo, desde el Hospital queremos agradecer la gran asistencia a esta primera conferencia, y nos congratulamos de que hayamos podido cumplir nuestro objetivo, el de ofrecer una conferencia divulgativa y amena, huyendo de los tecnicismos, para conectar con la ciudadanía onubense. Y por ello hemos recibido la felicitación de las personas que asistieron a la ponencia inaugural, entre ellas pacientes de cáncer de mama y miembros de asociaciones de apoyo, a quienes agradecemos sus palabras.

El Dr. Eduardo Espinosa, director médico del Hospital Costa de la Luz, expresó su agradecimiento por la gran asistencia, y fue el encargado de presentar a los dos conferenciantes, “los ideales para hablar de este tema, ya que son doctores referentes en el tratamiento del cáncer de mama”. Por otro lado, recordó que con este ciclo de conferencias sobre temas de salud se pretende abrir el Hospital Costa de la Luz a los ciudadanos. “Queremos que Huelva tenga el sentimiento de pertenencia al Hospital”, dijo tras reiterar su gratitud a los asistentes.

Con un tono ameno y un formato que valoraron muy positivamente los asistentes, los doctores Ladrero y Bayo hicieron un recorrido desde las décadas de los 70 y 80 del pasado siglo hasta la actualidad, para exponer los grandes hitos que se han dado en el tratamiento del cáncer de mama, y los extraordinarios avances científicos que dibujan un horizonte muy esperanzador para las mujeres.


Desarrollo socioeconómico, mayor prevalencia

Ambos especialistas explicaron que la prevalencia del cáncer de mama ha aumentado en el mundo desarrollado, si bien la mortalidad ha ido disminuyendo a medida que se ha avanzado en los tratamientos y la investigación. El Dr. Ladrero señaló que esta creciente prevalencia está asociada al desarrollo socioeconómico, y por ello tiene una mayor incidencia en los países desarrollados.

Los números hablan por sí solos: 27.000 casos al año en España, siendo el tumor más frecuente y mortal en la mujer, y en el caso de Huelva, la ratio es similar a la de España con una media de 85 casos por cada 100.000 habitantes al año. Por otro lado, no hay que esconder que el cáncer de mama es responsable de 6.000 fallecimientos al año.

No obstante, y aunque la prevalencia crece, la mortalidad no ha dejado de descender, especialmente en los últimos 10-15 años, y ahora “el 80% de las mujeres con cáncer de mama”, porcentaje que se eleva al 90% con la detección precoz.


El avance de las intervenciones

El Dr. Ladrero hizo hincapié en los grandísimos avances que se han dado en el tratamiento, y sobre todo en las intervenciones quirúrgicas. Antes de esta optimización de los tratamientos, explica Diego Ladrero, “hemos sobretratado quirúrgicamente a las pacientes, con intervenciones mucho más agresivas, y con mastectomías que suponían verdaderas mutilaciones”.

No fue hasta la década de los 80 y los 90 cuando se daría el primer gran salto, con las primeras unidades de patología mamaria, esto es, el “germen de las unidades multidisciplinares”, el inicio de la cirugía conservadora, un hito que permitía a la mujer conservar la mama, y los tratamientos hormonales, que supusieron una “revolución”. Y los tratamientos con radioterapia comenzaron a desarrollarse a mediados de la década de los 90, otro de los hitos de este “crecimiento científico espectacular”, destacó Bayo.

En palabras del oncólogo, “no ha habido en Huelva una especialidad que se haya desarrollado tanto como la Oncología y el Cáncer de Mama en los últimos 30 años”.

En todo este proceso, los dos especialistas del Hospital Costa de la Luz estuvieron involucrados de manera especial desde la sanidad pública. En el 95, ambos fueron invitados para participar en el Programa andaluz de detección precoz del cáncer de mama, para el que no han dejado de colaborar.


El Dr. Ladrero ha hecho hincapié en los avances de tratamiento, que se han traducido en una “cirugía mínima, técnicas revolucionarias como la biopsia del ganglio centinela y, en definitiva, un tratamiento cada vez más personalizado, más a la carta”. Y es que nunca hay dos casos iguales, “el tratamiento será siempre personal, porque las diferencias biológicas entre una mujer y otra son únicas”, apostillo el Dr. Bayo.


La confusión genética

Es uno de los temas que, como reconocieron los doctores, más confunde a las pacientes de cáncer de mama. “Existe una controversia en cuanto a la influencia genética, la herencia”, y en este punto los doctores quisieron dejar claro que el 90% de los cánceres de mama son esporádicos, es decir, que cualquier mujer puede padecerlo (o no) aunque no existan antecedentes familiares”.

Para tranquilidad de las pacientes, las unidades de mama –incluida la del Hospital Costa de la Luz– tienen a su disposición un Consejo Genético.

Aquí quiso hacer un inciso el Dr. Bayo, porque efectivamente existe el cáncer de mama genético, denominado síndrome de cáncer de mama y ovario familiar, y “puede afectar a las mujeres de esa familia”, y es un síndrome “perfectamente identificado, con la mutación de dos genes (BRCA) que identifican a todas las mujeres de la familia”. Son los denominados marcadores oncogenéticos. No obstante, éste es un “cáncer raro, que se corresponde con menos del 5% de todos los cánceres de mama, y son identificados en una consulta de Consejo  Genético”. Estas familias tienen un seguimiento médico específico y el especialista insiste en que “son pocos casos”.

Por otro lado, se encuentran los casos familiares de primer o segundo grado (madre-hermana-hija, tía-prima, etc) que sí que aumentan el riesgo basal de que pueda aparecer el cáncer de mama, pero “sólo es un factor de riesgo más” que se traduce solamente en un 1,4 – 1,8%.

En otras palabras, el riesgo de cáncer de mama para una hija es de un 1,4% más en relación a una mujer que no tenga familiares de primer grado. “Es un factor de riesgo más”, insiste el doctor Bayo, como lo son otros factores como los hábitos de vida, el tabaco, el alcohol, la alimentación…

En definitiva, tener un familiar de primer grado que haya padecido cáncer de mama “no es determinante”, y reiteró que el 90% de los cánceres de mama son esporádicos”.


Un horizonte “muy esperanzador”

Como profesionales y especialistas que han vivido tan de primera mano –y siendo protagonistas– la evolución en el tratamiento del cáncer de mama, los dos especialistas han coincidido al describir el “horizonte muy esperanzador” que se vislumbra ya en el presente con los avances en la radiología, los marcadores biológicos para favorecer la prevención, o el hito que para la Oncología supone la inmunoterapia.

En este punto, el Dr. Ladrero subrayó la concesión del Premio Nobel de Medicina 2018 a los doctores James P. Allison y Tasuku Honjo por su exitoso trabajo en inmunoterapia aplicada al tratamiento del cáncer, una técnica más “propia de la ciencia ficción, de la magia”, porque supone el manipular e ‘inventar’ virus, bacterias y proteínas para combatir el tumor desde dentro del propio organismo.

 

La prevención para evitar muertes

La realidad estadística es cruda y contundente, algo que no han querido ocultar los especialistas: “En España, el 40% de la población va a tener cáncer a lo largo de su vida; lamentablemente es así”. No obstante, como recalca el Dr. Juan Bayo, “con prevención se puede evitar el 50% de las muertes por esos cánceres”.


Son aquellos factores controlables en los que incide la Organización Mundial de la Salud y toda la comunidad médica, como es evitar el sedentarismo, así como una dieta poco equilibrada y muy calórica, fomentar la actividad física todos los hábitos saludables posibles. Son factores que van sumando positivamente en el ‘blindaje’ de nuestro organismo, y específicamente en la mujer, el Dr. Diego Ladrero, “factores protectores de la mama como es la lactancia”. Así, el coordinador de la Unidad de Mama afirmó que la función biológica de la mama es amamantar, está preparada y diseñada para la lactancia, y de hecho la mama todos los meses se prepara para un posible embarazo. Por tanto, la leche materna es buena para la madre y para el bebé, y entre los beneficios hay algunos obvios como los nutritivos e inmunológicos, porque las defensas que le pasa la madre al niño no las proporciona la leche artificial.

 

Gracias por la respuesta ciudadana

Desde el Hospital Costa de la Luz queremos agradecer de corazón la respuesta que nos ha dado la ciudadanía onubense con esta primera cita del Ciclo de Conferencias El Hospital Costa de la Luz y la ciudadanía. Un público que, además, se mostró especialmente activo en el turno de preguntas y dudas. Entre los asistentes hubo muchas mujeres que han padecido o están combatiendo la enfermedad del cáncer de mama –agradecemos la asistencia a las miembros de AocamSanta Águeda por su presencia y sus palabras–, y todas alabaron el formato escogido para la intervención, así como el tono cercano, ameno y divulgativo. Estas palabras significan que hemos logrado nuestro objetivo, y por ello nos seguiremos esforzando para traer las mejores temáticas, expertos y especialistas a este ciclo.

El ciclo de conferencias El Hospital Costa de la Luz y la ciudadanía abordará temáticas muy variadas que irán desde los tratamientos punteros del cáncer, la diabetes, los trasplantes, o las terapias genéticas, hasta la nutrición, las intolerancias alimentarias o la calidad del aire, entre otras.