Cambiar a contenido. | Saltar a navegación

Herramientas Personales

Navegación
Usted está aquí: Inicio / Prensa / Noticias / El sol no es nuestro enemigo, pero es esencial proteger nuestra piel de él

El sol no es nuestro enemigo, pero es esencial proteger nuestra piel de él

Las doctoras especialistas de la Unidad de Dermatología consideran fundamental la fotoprotección para evitar posibles casos de cáncer o melanoma

23/08/2018

Existe una sensibilidad especial cada vez mayor hacia los efectos nocivos de una inadecuada exposición a la luz y radiación solares. Sobre todo en la temporada estival crece la preocupación de los ciudadanos por su salud cutánea, los términos melanoma y cáncer son ya habituales; sin embargo, los profesionales advierten de que, en general, no se suelen tomar las debidas precauciones a pesar de todo.

Desde la Unidad de Dermatología del Hospital Costa de la Luz, que integran las doctoras especialistas Carmen Vázquez, Sara Alcántara y Antonia Ronco, se hace hincapié a los pacientes en que la precaución y la prevención deben estar presentes no sólo en verano, sino también durante el resto del año.

La Dra. Vázquez recuerda que, “en España, se diagnostican cada año en torno a 4.000 casos de melanoma y 74.000 casos de cáncer de piel no melanoma, y señala que el melanoma “es menos frecuente, pero el más agresivo de los tumores cutáneos, pudiendo llegar a causar la muerte”, y cobra una importancia enorme la detección precoz, que multiplica sobremanera las posibilidades de curación.

 

La protección ante la radiación solar

La dermatóloga afirma que, efectivamente, el sol es el principal factor de riesgo para la piel, y apunta que “podría evitarse el 80% de los casos con medidas de protección solar adeucadas desde la infancia”. “La piel – nos recuerda la especialista– tiene memoria y las quemaduras solares en la infancia y adolescencia hacen que haya más probabilidad de desarollar un melanoma”.

Por ello, uno de los consejos más importantes de la doctora para toda persona es e,l de evitar exposiciones solares prolongadas y evitar especialmente la exposición de 12.00 a 17.00 horas. Por supuesto, la Unidad de Dermatología del Hospital Costa de la Luz recomienda la protección tópica con cremas de factor de protección adecuado, así como con otras medidas como la utilización de ropa que cubra la piel, gorras y gafas de sol (homologadas).

Sara Alcántara

 ¿Qué protección elegimos?

 Como es lógico, esta fotoprotección resulta indispensable en verano, por lo que debe ser más estricta, ya que “nos exponemos de manera directa al sol”, pero la Dra. Alcántara recuerda que esta protección debe realizarse durante de 50. Por otroEn cuanto al uso y elección correctos de las cremas, la especialista Sara Alcántara señala que desde la Academia de Dermatología se recomienda un factor de protección 30 o mayor en la zona troncal, y a nivel facial una crema con factor mayor todo el año. lado, si bien el riesgo es mayor para las pieles claras, no quiere decir que para las pieles más oscuras haya que rebajar el factor de protección.

 

Lunar Conocer el cuerpo y sus lunares

 Los nevos, más conocidos como los lunares, suelen ser un motivo de preocupación entre la gente. Los hay de muchos tipos, y algunos con un mayor riesgo inherente de sufrir una transformación maligna que derive en cáncer o melanoma. Las doctoras   aconsejan revisar la piel en busca de manchas o liunares que hayan cambiado de forma, tamaño, color, e incluso señalan otro tipo de síntomas como heridas que no cicatrizan. La Dra. Vázquez añade además que “es importante saber que la mayoría de   las lesiones cancerosas no son dolorosas mni producen molestias de ningún tipo”, de manera que el componente visual será esencial para decidir acudir o no a un especialista.

 

 El sol, amigo y enemigo a partes iguales

Las especialistas de la Unidad de Dermatología coinciden en ver a nuestro astro rey como un beneficio y como un riesgo, mucho más en un territorio como es la provincia de Huelva, en la Costa de la Luz. De hecho, indica Carmen Vázquez, “media hora de exposición al sol fuera de las horas de riesgo es bueno para nuestros huesos y ayuda a prevenir la osteoporosis”. La Dra. Alcántara, por su parte, explica que, “realmente, el sol no es el enemigo de los dermatólogos, sino todo lo contrario, ya que en todas las personas la exposición al sol les genera bienestar, e incluso existen numerosas enfermedades de la piel que cuyo tratamiento es precisamente el sol”.