Cambiar a contenido. | Saltar a navegación

Herramientas Personales

Navegación
Usted está aquí: Inicio / Prensa / Noticias / Calidad profesional y humana de nuestra plantilla de Enfermería: “Tenemos un compromiso con el paciente”

Calidad profesional y humana de nuestra plantilla de Enfermería: “Tenemos un compromiso con el paciente”

Caty Barrientos, jefa de Enfermería del Costa de la Luz, dirige un equipo formado por 43 enfermeros, 27 técnicos en cuidados o auxiliares, y 13 celadores

17/05/2018

En el Hospital Costa de la Luz de Huelva estamos orgullosos de nuestro plantel de profesionales en cada una de sus áreas, con personas de una extraordinaria calidad humana y científico-técnica. Hoy queremos dar a conocer a una de las componentes del equipo directivo asistencial con una extensa trayectoria en su campo y con verdadera pasión por su trabajo.

Caty Barrientos es nuestra Jefa de Enfermería, una de las áreas más importantes del Costa de la Luz por lo que supone para el contacto y cuidado constante de nuestros pacientes. Pacense, aunque onubense de adopción, se formó en la Escuela Universitaria de Enfermería de la Cruz Roja en Sevilla, y la totalidad de su carrera profesional se ha desarrollado en Huelva, sobre todo en la sanidad pública –hospitalaria y Atención Primaria–, donde también ocupó cargos de responsabilidad.

Se ha incorporado recientemente a nuestro Hospital y reconoce que, en su caso, la Enfermería es “vocacional”, y se considera una “enamorada de mi profesión”. Aprovechamos el marco del Día Internacional de la Enfermería, que se conmemoró el 14 de mayo, para darla a conocer y poner en valor la calidad de nuestra plantilla de enfermeras y enfermeros.


Se considera una amante de su profesión.
La Enfermería es por definición una profesión vocacional y en mi caso puedo afirmar que es así y eso que en un principio quise ser maestra, también locutora de radio. Hice el primer año de Medicina por no perder la beca, y, aprobé el ingreso en la Escuela de Enfermería de la Cruz Roja, y ése fue el comienzo de mi formación. Puedo decir que es una profesión de la que disfruto enormemente.

 

¿Qué le supuso el ingreso profesional a la sanidad privada, a través del Costa de la Luz?
Sin duda es un nuevo reto, y una sorpresa. Nunca había pensado que en mi carrera se me hubiera planteado el poder desarrollar mi labor en un centro privado. La Enfermería es una vocación y da igual que sea público o privado, el paciente siempre necesitará cuidados, las necesidades de las personas son las mismas.

 

¿Qué responsabilidades y competencias comprende la Jefatura de Enfermería?
Independientemente de las funciones que conlleva el cargo de una jefatura o dirección de Enfermería de velar por la organización, la planificación y dirección, para conseguir de la mano de este colectivo llegar a cumplir los objetivos que el centro ha de cumplir; tengo que tener en cuenta que es un colectivo amplio, en el que enfermera/os, auxiliares y técnicos de cuidados y celadores son muy importantes en su labor, y ahora mi cometido ha de ser aprender a conocerlos, a motivarlos, porque lo necesario para ello es sentirse autónomos, verse fuertes e ilusionados en su profesión, y que tengan un compromiso con el centro y con la persona.

 
Caty Barrientos HCL Enfermería 01.jpg

¿Qué destacaría del Costa de la Luz?
Varias cosas, sus instalaciones son excelentes, modernas y de un alto nivel, pero una de las cosas que más me ha llamado la atención, y es algo que valoro mucho, es el compromiso de los profesionales, aquí se sienten en su casa, sienten el hospital como suyo, hay un gran sentido de pertenencia al Costa de la Luz, y eso es algo muy difícil de ver en otros centros.

 

¿Qué plantilla de enfermeros tiene el HCL bajo su dirección?
Tenemos una plantilla de unos 43 enfermeros, 27 técnicos en cuidados o auxiliares de Enfermería, y unos 13 celadores. Esta plantilla es totalmente suficiente para cubrir las necesidades del hospital. A su vez, estas tres secciones están supervisadas o dirigidas por cuatro personas en concreto: responsable de hospitalización, otro de urgencias y cuidados intensivos, otro de quirófanos y otro responsable del estamento de personal subalterno a celadores.

 

¿Qué valoraría de este equipo?

Profesionalidad, sus ganas de hacer, su juventud, inquietud y muy especialmente su compromiso, que les hace abrirse expectativas para con sus pacientes y para con su profesión, y eso hay que aprovecharlo, porque van a ser el futuro de la sanidad. Trabajan muy bien en equipo.

 

Acaba de celebrarse el Día Internacional de la Enfermería. Aprovechando este marco, díganos qué significado tiene para usted la profesión.

Si bien es verdad que el médico es la puerta de entrada del paciente en el centro, quien lo recibe, escucha, diagnostica, por su tratamiento, le hace sus pruebas, y le provee de cuidados, la enfermería complementa esa función. Sigue siendo proveedora de los cuidados, pero sí es verdad que el tiempo que se lleva con el paciente le permite atenderlo de forma holística. Cosa que el médico, por su función y por las características propias de su función no puede llegar a tanto, y eso sí nos los permite el enfermero, auxiliar-técnico en cuidados o celador. Si observamos, por ejemplo, el trabajo de los celadores, ellos se convierten en los brazos, las piernas y la fuerza del paciente, y en este caso las técnicas de cómo movilizar son tan importantes como el propio cuidado y las curas.

Caty Barrientos HCL Enfermería 004.jpg

Además, siempre existe una cercanía especial con el paciente.

Nuestra profesión tiene mucha parte de psicología. Cuando una persona está enferma (y cuando hablo de persona no es sólo el individuo que está enfermo, sino también su familia y seres cercanos), no sólo va a necesitar una cura, un tratamiento. Son personas que sienten, que tienen miedo, con sus angustias, y entonces nosotros, no sé si es que nos lo da nuestra profesión o el tiempo de relación con ellos, sabemos cuándo les tenemos que escuchar, cuándo les tenemos que hablar, y simplemente cuando necesitan que les tiendan una mano, nosotros les decimos: “Estamos aquí, no te preocupes, no estás solo”. Eso lleva una carga de psicología tremenda, no consiste solo en hacer bien una técnica. El profesional de la Enfermería debe tener una sensibilidad especial para tratar a los pacientes y con las personas que están con él, saber escucharlos y tener empatía.

 

Una de los servicios más importantes del Hospital Costa de la Luz son los Actos de Enfermería programados.

Tenemos muchos Actos de Enfermería programados en el Costa de la Luz: curas, las extracciones, las vacunas. Realizamos una media de 30 curas diarias, unas son programadas, y otras son resultado de las intervenciones que puedan llegar por Urgencias. Podría decir que registramos de media 90 extracciones diarias de sangre para analíticas y unas 25 vacunaciones al mes. No son números pequeños en relación a la población que podemos atender. Asimismo, en los quirófanos hay un número importante de actividad asistencial donde también está presente la enfermería.

 

¿Cómo valora la formación del profesional que se impulsa en el hospital?

Considero que uno de los objetivos fundamentales de nuestra profesión es la formación y el enriquecimiento de los profesionales y los pacientes. Para ello es importantísimo la formación que se lleva a cabo desde el hospital, muchas centradas en la enfermería. Todavía tenemos mucho margen para desarrollar un plan de formación adecuado a las necesidades de todos los profesionales, y una de las cosas que me ha sorprendido gratamente en el Costa de la Luz es que hacen mucha formación multiprofesional y transversal, que engloba a distintos profesionales, independientemente de su especialidad o de la formación que necesite el estamento en concreto.

 

Con todo lo expuesto, ¿qué retos tiene por delante la Enfermería?

Hay una serie de retos que siempre han estado en el aire, que siempre luchamos por ellos, y tenemos que seguir avanzando, sobre todo en la línea de desarrollar las competencias suficientes que garanticen la calidad de la administración de los cuidados. Es la humanización de los cuidados que, aunque ha estado ahí siempre, cada vez nos damos más cuenta de que no sólo debemos estar pendientes de la calidad de la asistencia que prestamos, sino de la calidad que percibe la persona asistida, lo que se llama calidad percibida. Y eso lo vamos a conseguir con unos cuidados de calidad y una humanización de los mismos. Otro reto es el de implementar y aumentar que la tecnología facilite la formación tanto en la Universidad como la formación continuada, ya que nos tenemos que hacer sólidos y fuertes en la investigación científica. Además, tenemos que implementar la investigación en la enfermería, y también fomentar la formación en los doctorados.