Cambiar a contenido. | Saltar a navegación

Herramientas Personales

Navegación
Usted está aquí: Inicio / Prensa / Blog / Si te importan tus ojos, no te pongas unas gafas de sol cualquiera

Si te importan tus ojos, no te pongas unas gafas de sol cualquiera

Son muchísimo más que un complemento, y fundamentales para protegernos de los nocivos rayos ultravioleta siempre y cuando se hayan adquirido en sitios homologados

16/08/2018

Hay quien las utiliza durante todo el año, pero es en verano cuando se disparan las ventas y el uso de gafas para protegerse del sol. Una recomendación fundamental desde el punto de vista de la salud ocular, pero no todos son conscientes de que lo importante que es que las lentes cumplan una serie de requisitos esenciales para que la protección sea efectiva al cien por cien.

El uso de unas gafas no homologadas en una época de tanta exposición solar como es el verano podría causar daños severos en nuestro sistema óptico, tan vulnerable a los rayos ultravioleta. Por eso, las gafas de sol son muchísimo más que un complemento, y la recomendación médica es dejarse llevar no tanto por la estética o las modas, sino por la funcionalidad y calidad del producto.

Desde la Clínica Gil Piña, encargada del servicio de Oftalmología del Hospital Costa de la Luz de Huelva, insisten en que las gafas de sol deben adquirirse necesariamente en una óptica o de un establecimiento homologado –como por ejemplo una tienda deportiva–, ya que sólo así se garantiza la óptima calidad de las gafas de sol, empezando por el distintivo indeleble CE, indicador de que cumplen los requisitos legales de la Unión Europea para su distribución y comercialización.

Las gafas de sol homologadas también deben contemplar información sobre el fabricante, la categoría del filtro de las lentes, la identificación ISO correspondiente y el grado de protección ante la radiación ultravioleta.

Por este motivo, debemos descartar totalmente la compra de gafas en sitios no homologados, como pueden ser mercadillos, puestos de ‘manteros’ o en tiendas de juguete.

En este sentido, los padres deben tener un cuidado especial para con sus hijos pequeños, de manera que el consejo es únicamente confiar en una óptica, ya que muchas de las gafas de ‘juguete’ que suelen verse en los niños carecen de toda protección e incluso podrían agravar los efectos nocivos de los rayos del sol.

 


Unas lentes oscuras protegen igual que unas claras

Por otro lado, existe una creencia común de que la tonalidad de las lentes es correlativa al grado de protección, y se trata de una creencia errónea. Dicho de otro modo, una lente oscura no necesariamente protege más que una lente clara. Lo que determina el nivel de protección de las gafas de sol es el material que se ha utilizado para fabricarlas, no el color.

Se establecen un total de cuatro categorías de este filtro, siendo la 0 la de lentes más claras o que deja pasar más luz, mientras que la categoría 4 es la que menos luz deja pasar (para su uso condiciones de mucha luminidad, como en la montaña). Para conducir, únicamente podrán usarse gafas de sol con un filtro hasta la categoría 3.