Cambiar a contenido. | Saltar a navegación

Herramientas Personales

Navegación
Usted está aquí: Inicio / Prensa / Blog / ¿Cómo retomar el deporte tras las vacaciones sin riesgo de lesión?

¿Cómo retomar el deporte tras las vacaciones sin riesgo de lesión?

El Servicio de Fisioterapia recomienda ser muy rigurosos con el calentamiento y los estiramientos, la readaptación progresiva a la práctica deportiva, y cuidar la alimentación y la hidratación

12/09/2018

Es una constante todos los años, y podríamos decir que en todos los periodos vacacionales. Aunque es más acusado en invierno –copiosas celebraciones y comidas navideñas de por medio–, lo cierto es que en verano también se produce un ‘relajo’, un parón entre quienes practican habitualmente algún deporte, sea de forma más amateur o profesional. Con el objetivo de retomar el hábito o de perder algunos kilos ganados, prolifera la práctica deportiva, y no son pocos los que acaban acudiendo al especialista fisioterapeuta al ver que su cuerpo no ha respondido de forma ideal a la actividad.

El Servicio de Fisioterapia del Hospital Costa de la Luz, que cuenta con un equipo de fisiología altamente cualificado –en los campos de fisioterapia deportiva, fisioterapia traumatológica, fisioterapia ginecológica, infantil–, es consciente de este riesgo real a sufrir posibles lesiones tras retomar las rutinas deportivas sin la debida preparación.

Como señala nuestro coordinador del Servicio de Fisioterapia, Antonio Vives, que es experto en Fisioterapia del Deporte y en Osteopatía, nuestro cuerpo siempre necesita un periodo de adaptación para volver a entrenar o a practicar deporte.

Lo ideal para evitar lesiones sería realizar un buen calentamiento previo a la actividad deportiva, ir aumentando progresivamente la carga de entrenamiento para evitar la medida de lo posible agujetas y lesiones por sobreesfuerzos, controlar un correcto equipamiento, y cuidar la alimentación y la hidratación”, resume el especialista fisioterapeuta.


Factores relacionados con la aparición de lesiones

Antonio Vives nos recuerda que los factores principales que pueden estar vinculados a la aparición de lesiones en un deportista son, entre otros, el exceso de carga, el mal equipamiento deportivo, el gesto deportivo inadecuado y repetitivo y una pobre hidratación. El campo de la alimentación merece un capítulo aparte, siendo un pilar central del rendimiento y la calidad de la actividad, y debemos evitar alimentos en la medida de lo posible potencialmente proinflamatorios como pueden ser las carnes procesadas, el pan blanco o los lácteos.

Por todos es sabido que el calentamiento es una práctica obligada antes de cualquier ejercicio, un blindaje ante posibles lesiones, y además “garantiza la correcta preparación de nuestro organismo para la práctica, a modo de preactivación del aparato locomotor, entre otros, facilitando la respuesta de nuestros músculos y articulaciones desde el estímulo deportivo”, explica el coordinador de Fisioterapia.

Asimismo, al finalizar la actividad física es importante tomarnos un tiempo de vuelta a la calma, para que nuestro organismo sea capaz de volver en cierta manera a la normalidad y disminuir en cierta medida la actividad del sistema nervioso.

El estiramiento también es una fase fundamental y con ello buscamos normalizar el tono muscular, aunque si la actividad física ha sido muy intensa, estos estiramientos deberían realizarse pasado un tiempo desde el cese de la actividad.


Recuperarse de unas agujetas

El experto Antonio Vives, de una forma gráfica, explica que antiguamente se creía que las agujetas eran una suerte de acumulaciones de una sustancia llamada ácido láctico en nuestros músculos, algo similar a pequeños cristales, que son los que provocarían esas molestias. Sin embargo, añade Vives, los últimos estudios en este campo han desechado esta teoría, inclinándose más hacia el pensamiento de que son pequeñas lesiones microscópicas, microrroturas que se producen en el músculo (o grupo muscular) debido al esfuerzo al que se somete, al no estar habituados a esta intensidad.

En este punto, Antonio Vives aprovecha para despejar otro de los mitos que giran en torno a las agujetas, como por ejemplo la ingesta de agua con azúcar después de la práctica deportiva (por el aporte de glucosa). El experto lo tiene claro: “Para eliminar las agujetas… más deporte”. Pero, eso sí, reduciendo cargas, e ir aumentando progresivamente para evitar un colapso muscular como el que ha desembocado en las referidas agujetas.